La importancia de tener maestros de calidad

Si se piensa en términos de calidad educativa, no hay ninguna duda que el profesorado es una parte fundamental para el proceso de enseñanza en general y que el tiempo es la clave para el mejoramiento futuro del alumnado. Por tanto, no se puede pasar por alto esta parte del proceso.

A raíz de lo anterior, es que se insiste en la importancia de tener maestros de calidad, en particular porque con sus condiciones van a fomentar la formación de ciudadanos y ciudadanas activos, con principios y en especial, con una capacidad idónea para aprender y enseñar a otros. Por ello, necesitas estudiar el Grado de Maestro en eduación primaria si quieres triunfar en este ámbito.

¿Por qué necesitamos buenos profesores?

Es importante partir por afirmar que el acceso a la escuela se ha democratizado, pero no ha ocurrido así con la educación y el aprendizaje. En otras palabras, se hace énfasis en lograr los niños y niñas asistan a clase, pero el esfuerzo no gira en torno a la adquisición de nociones básicas de conocimientos.

En ese orden de ideas, los maestros asumen un rol indispensable para todo el aparato escolar, ya que es a través de sus lecciones que los alumnos se pueden ir formando e ir conociendo el mundo con conocimientos que ya han sido procesados por alguien que conoce sobre el tema y que facilita su entendimiento.

Por otro lado, también se recuerda que la escuela se manifiestan un sinfín de desigualdades entre los alumnos, tanto de tipo social, económico como cultural, por ese motivo, la labor que cumple el maestro en este tipo de situaciones es la de encargarse de promover el conocimiento entre todos los asistentes considerando sus condiciones particulares para que la brecha de desigualdad no se ahonde.

Si se repasa cada uno de los argumentos anteriores, es claro que los conocimientos y competencias del maestro es un factor de mayor importancia para la educación de calidad, en particular si se piensa que el progreso humano es directamente proporcional con la calidad de la educación, que sólo se puede asegurar al formar y estimular a un profesorado que haga lo mismo durante su labor docente con quienes asisten a sus clases.

Un dato que llama bastante la atención, es que a nivel mundial, para el año 2015 se estimó que se necesitaban 5,2 millones de maestros de primaria y 1,6 millones son maestros suplementarios, es decir, se presenta un déficit para la humanidad en cuanto a profesionales de este rubro.

La situación es alarmante, pero al tiempo si se logra formar maestros con la más alta calidad en competencias y conocimientos, se pueden esperar muy buenos resultados para la formación de los estudiantes y al tiempo de futuros profesionales y ciudadanos.

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *