tiempo libre

Formación para educadores de tiempo libre

No hay ninguna duda de que los profesores y las profesoras, sean del grado que sean, tanto en la escuela privada como en la pública, en universidades, en cursos especializados o en academias, son personas con una formación específica que se les exige como garantía de que están preparados para llevar a cabo la importantísima y a veces delicada tarea de educar a otras personas, especialmente cuando se trata de niños y adolescentes.

Pero fuera del ámbito escolar o académico buena parte de los estudiantes más jóvenes participa en actividades que también son formativas, aunque no se consideren parte de la educación formal, y las personas que se dedican a dinamizar estas actividades, los educadores de tiempo libre, también son en cierto modo profesores y, por lo tanto, deben tener una formación adecuada.

La también llamada formación de monitores de tiempo libre permite a sus participantes adquirir las capacidades necesarias para llevar a cabo actividades educativas, como dice su nombre, en el tiempo libre de los niños y jóvenes, tanto en horas extraescolares como en instalaciones destinadas a estas actividades durante los fines de semana o los periodos vacacionales.

Hay mucha demanda de este tipo de servicio y por lo tanto es un ámbito en el que es interesante formarse, por ejemplo en los ciclos formativos de grado medio en Barcelona, por las oportunidades de trabajo que se dan en el sector, además de una ocasión excelente para las personas que tengan esta vocación, quizá adquirida al haber tenido, en su infancia y adolescencia, experiencias desde el otro lado como participantes.

Sea por vocación y/o por cuestiones prácticas, no hay más que echar un vistazo a las ofertas laborales para darse cuenta de que es uno de los puestos con más propuestas de trabajo, puesto que hay muchísimos niños a cuyos padres les gustaría que tomaran parte en estas actividades y pocas veces los propios centros educativos en los que están matriculados tienen una oferta potente de extraescolar. Además, aunque antiguamente era una profesión más bien estacional, que aprovechaba las vacaciones escolares de verano, cada vez más es un tipo de trabajo que se puede llevar a cabo durante todo el año, sin que los meses estivales hayan dejado de ser, por supuesto, la época estrella y de más actividad, y por lo tanto ofertas de trabajo.

Para aquellos a los que les gusten los niños, este tipo de trabajo es algo de lo más satisfactorio, pues no solamente suele llevarse a cabo en plena naturaleza, o en conjunción con el deporte y en un ambiente lúdico, sino que proporciona una sensación de realización personal al tratarse de actividades que, en mayor o menor medida, esos educadores han diseñado expresamente para materializarlas con grupos de jóvenes personas que se muestran agradecidas por poder llenar su tiempo libre con estos juegos educativos.

Los monitores, en su formación, aprenden sobre métodos de participación, resolución de problemas, comunicación y dinamización de un grupo de personas, habilidades que les serán, además, útiles más allá de este trabajo en concreto. En el caso del tiempo libre de los niños y adolescentes, todo esto servirá para planificar actividades como juegos, competiciones deportivas, excursiones, acampadas… y no solo eso, sino que además, en la formación de un monitor, también se aprenden primeros auxilios, algo imprescindible y que, de nuevo, puede ser útil en otros ámbitos.

Para hacernos una idea de las muchas oportunidades de trabajo que puede tener un monitor o una monitora de tiempo libre, dejando a un lado los casales y los campamentos, que se llevan buena parte de la actividad, también hay demanda en lugares como hoteles y albergues o incluso parques de atracciones, y hay hasta agencias y páginas web de empleo dedicadas casi exclusivamente a estas ofertas, aunque también es recomendable acudir a edificios públicos, principalmente ayuntamientos, para ver qué ofertas tiene la propia administración pública.

A la hora de elegir en qué centro nos formamos como educadores de tiempo libre, porque hay muchos dependiendo de la población que nos interese, es aconsejable que nos fijemos en cosas como si el título que dan es homologado o no, que el temario y duración del curso son los adecuados según la Administración y que la metodología educativa del centro concreto se acercan a lo que deseamos.

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *